Acidez y Agruras

Video Informativo
Video Procedimiento
Video Testimonial
Costo
El Reflujo Gastroesofágico, es una entidad clínica que consiste en que el ácido gástrico o el contenido del estómago sube hacia el esófago y en algunos casos hasta la garganta. Esto sucede por la falta de hermetismo de la válvula (cardias) que se encuentra al final del esófago.

El cardias se encuentra abierto por pérdida de la fuerza del músculo diafragma y/o la presencia de una hernia hiatal o diafragmática. Cuando se presenta este problema, recibe el nombre de REFLUJO GASTROESOFÁGICO. Esta enfermedad, puede presentar varios síntomas, desde leves hasta severos. Entre estos síntomas están: Ardor o dolor de pecho (detrás del externon), sensación de quemadura en el pecho, ardor de garganta, acidez, agruras, falta de aire para respirar, hipo frecuente, eructos abundantes, ardor de garganta, hiper-reactividad bronquial (parecido al asma), “dolor de corazón”, ahogos nocturnos con la saliva o el contenido gástrico, etc. También puede llegar a presentar problemas muy serios de ulceraciones esofágicas, quemaduras del esófago, esófago de Barrett, estreches del esófago y hasta cáncer del esófago. Tomando en cuenta estos síntomas y problemas, nos encontramos ante una enfermedad seria, que requiere una intervención certera y definitiva.

En un gran porcentaje de los casos la solución más favorable es la cirugía.

Para realizar el diagnóstico certero de esta enfermedad, se recurre a tres estudios: Endoscopía Digestiva, esófagograma y Motilidad Esofágica.                                                                                                                                                                       

TRATAMIENTO QUIRÚRGICO

El tipo de técnica quirúrgica que se realizará al paciente depende del movimiento esofágico que demuestre la manometría o el esófagograma.
Las técnicas quirúrgicas son:

• Fundoplicatura Total, Tipo Nissen

• Fundoplicatura Parcial,

• Esófagogastropexia de 380º

Estos procedimientos consisten en mejorar las condiciones del CARDIAS, para que exista un cierre hermético, que evite el retorno del contenido gástrico hacia el esófago. Estos pueden realizarse por medio de cirugía abierta (cirugía tradicional) o por medio de cirugía laparoscópica (cirugía mini-invasiva) la cual tiene muchas ventajas en comparación de la cirugía abierta.